viernes, 19 de septiembre de 2008

Los colores del corazón

El Diccionario de la Real Academia Española plantea como una de las definiciones de color “carácter peculiar de algunas cosas”, es decir, una cualidad que distingue a uno de otro. Si consideramos esta definición para aplicarla al ser humano logramos divisar que sí es posible decir que cada hombre tiene un carácter peculiar, cada ser es “único e irrepetible”. ¿Qué significa esto? Que al crearnos, Dios nos atribuyó cualidades específicas que no se repiten en otro ser y que nos hacen personas, no miembros de una especie. ¿Hablamos sólo de diferencias físicas? No, porque también somos distintos en pensamientos, cultura, educación, familia y todo el entorno donde se va configurando nuestra personalidad.

¿Qué implicaciones tiene que cada seamos únicos e irrepetibles? Que vamos a tener divergencias con los otros, a pesar de las coincidencias, cada quien ve las cosas desde un punto de vista diferente y por más que trate de explicarlo al otro será difícil verlo con plena claridad. Sin embargo, esto no significa que sea imposible llegar a acuerdos y concretar puntos en común, por el mismo hecho de ser racionales estamos en el deber de orientarnos a intercambiar puntos de vista y alcanzar acciones en pro del bien común. Es un reto conseguir coincidencias en medio de las divergencias, y esto será posible sólo en la medida que seamos capaces de sacrificar con amor y en silencio nuestros intereses para alertar nuestros sentidos (escuchar, observar, entender) sobre lo que las otras personas nos manifiestan.

El hecho de ser diferentes como los colores no debe ser un obstáculo en las relaciones humanas, sino un camino que se inicia para recorrer juntos y conocernos los unos a los otros. En esa interacción nos enriquecemos al ver que cada uno tiene virtudes en potencia que se pueden desarrollar si se unen los esfuerzos.

Cuando pensaba en “los colores del corazón” venía a mi mente la belleza del arcoiris que gracias a la diferencia de sus tonos resultaba llamar nuestra atención, y no por ser homogéneo. Igual el mar que es azul pero tiene infinitas tonalidades, el verde de las montañas, lo rojo de nuestra sangre, el color de nuestros ojos, cabello y piel, el marrón de la tierra, lo negro de la noche, lo radiante del sol, el pigmento de las flores…entre miles de ejemplos que nos demuestran la belleza de la diversidad como producto de una convivencia sana entre los elementos que componen la realidad. Y en las relaciones humanas es similar porque al interactuar unos con otros como seres sociales que somos nos damos cuenta de la belleza que encierra cada quien en su singularidad.

Donde cada corazón tiene una coloración diferente y capaz de darle luminosidad al otro, y cada uno de nosotros tiene un rayito de luz para poner en la vida de quienes nos rodean. Asumamos el compromiso de ser luz en medio de la oscuridad, aceptando las diferencias y no tomándolas como desventajas sino como oportunidades de conocernos y ser mejores juntos.

Para tejer los recuerdos de “abre tu corazón” con esta convivencia veo cómo en esa apertura a los demás permitimos que entren en el nuestro, corazones tan distintos y que son parte de nuestra vida. Además, el corazón de cada uno se irá tiñendo según sus intenciones de ayudar y de cumplir con el compromiso asumido que pasó de nuestros labios, a los oídos de los asistentes, al video, al papel y deberá concretarse en acciones.


Amigos de “los colores del corazón” que Dios los bendiga.

5 comentarios:

PatriChahouan dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Mary, esta convivencia fue como un libro al que le sacamos MUCHISIMO provecho, porque quedó plasmado en él todas las alegrias y lagrimas que yuyu nos pudo sacar (jajaja), ademas aprendimos muchisimo y nos hizo reflexionar. Cada uno de ustedes coloreo mi vida, y me enseño que ser diferentes es más una ventaja que una desventaja y que solamente hay que ceder un poco para que las cosas se den bien. Fue una de las más bellas coincidencias que nos pudo regalar Dios, cada palabra, cada actividad salió perfecta, por eso lo recordaremos hasta el año que viene, donde seguramente la pasaremos muchisimo mejor.
Con respecto a ti, te felicito por esas bellas palabras, me trajo recuerdos espectaculares, ademas casi me haces llorar, pero "no mas lagrimas"; que Dios te bendiga y mantenga siempre esa mente tan brillante. Aunque no nos conozcamos mucho te ofrezco mi amistad, para cultivarla. Un beso...y te auguro muchisimo EXITO!!!

gregory dijo...

Cada palabra plasmada por mi licenciada bella es cierta...
Una simple palabra- un adejetivo- puede calificar, describir y resumir la personalidad de una persona...pero tambien en este caso, puede hacerlo un color, ya que cada color esta asociado a un tipo de personalidad, emocion y significado.
Cada convivencia que hemos tenido, es unica y especial, cada una ha dejado su huella en nuestras vidas, y Los Colores del Corazon, no es la excepcion. A mi parecer, Dios estuvo con nosotros en cada segundo, su presencia se hizo notar desde el momento que pisamos la villa; y sus frutos estan muy presentes en cada uno de los que asistimos, quienes llevamos bien marcados los 21 colores en nuestras almas y corazones.
Gracias por tomarte unos minutos para incluirnos en tu blog Mary, Dios bendiga tu forma de ser y tus bellos sentimientos, pero sobre todo, que bendiga tu presencia en nuestras vidas....TE ADORO DEMASIADO!

Yvet dijo...

Amiga, quien iba a decir que después de haber compartido tantas cosas juntas, parece que fue ayer que nos conocimos. Esos primeros días de Julio del año 2003, cuando Dios quiso que compartiéramos aquellos días inolvidables, fue en ese momento cuando comenzó esta bella amistad, y espero que con el tiempo siga fortaleciéndose y creciendo. Esa experiencia que compartimos con los colores del corazón fue única e irrepetible, sólo las personas que compartimos esos momentos juntos sabemos que la magia sigue fluyendo en nosotros, y todo gracias a nuestra querida loquita amiga, hermana Yuyu. P.D. Los ángeles están cayendo del cielo, Mary es una de ellos.Te quiero mucho amiga, que Dios te bendiga hoy y siempre. Sólo el amor realiza la maravillosa magia de multiplicarse cuando es dividido.

Elías dijo...

La verdad es que leo este tema "los colores del corazón" y me encanta a pesar de que no tuve la suerte de poder acompañarlos en esa convivinecia, siento que en todos ustedes (los que asistieron)quedó una experienia maravillosa como la que es conocerse mas, respetarse, admirarse, entenderse y quererse cada vez mas.

Como menciona Grego, cada color quedó en las almas y corazones de los que asistieron y en todo ese tiempo lo mas importante es que Dios estuvo presente.

Dios les otorgue muchas Bendiciones a Yuyu por ser la servidora y facilitadora de las convivencias y muchas Bendiciones a Mary por compartir este Don tan hermoso que el Señor le otrogó al juntar estas bellas palabras que nos definen y nos otorgan por naturaleza un color a cada uno de nosotros diferente al de los demás.

Muchas Bendiciones para todos

Melanie dijo...

Definitivamente la vida esta llena de matices que esa belleza a todo lo que somos y hacemos... Con esto quiero decirte que estoy totalmente de acuerdo con tu reflexión sobre "Los colores del corazón" pues es él quien nos ayuda a convertir nuestra alma (que por ahí dicen que es blanca) en un pradera llena de colores, siendo cada uno de ello las emociones durante toda la vida nos hace tener alegrías y tristezas... Bellísimo su escrito!